Retos de la Semana: Los Genes 

Desarrollan una nueva herramienta CRISPR con la que poder estudiar la funcion de todos los genes humanos: Esta es la cuestión que nos plantean esta semana la Dra Sandra Rodriguez Perales y el Dr Raul Torres, Jefa e Investigador respectivamente de la Unidad de Citogenética Molecular del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Madrid.

Uno de los principales objetivos de la Genética es el estudio de las relaciones entre genotipo y fenotipo. Para ello, los estudios de genética inversa tratan de conocer la función de un determinado gen a través de la observación de los cambios fenotípicos inducidos en la célula tras la eliminación del propio gen o de su expresión. En este sentido, el campo de la genética inversa ha vivido una enorme revolución durante la última década, principalmente debido a dos motivos: i) el desarrollo del sistema CRISPR que permite generar mutaciones de pérdida de función o reprimir la expresión de genes específicos; y ii) el desarrollo de tecnologías capaces de analizar la expresión y secuenciación génica en una sola célula. Ahora, estas dos técnicas se han unido permitiendo su aplicación para realizar cribados de todo el genoma (Cribado basado en CRISPR con lecturas de secuenciado de ARN de célula única; Cell: doi:10.1016/j.cell.2022.05.013), con el objetivo de evaluar los fenotipos asociados a cada alteración genética. Los autores han analizado 2.5 millones de células que ha permitido asignar con alta precisión una función a genes que previamente estaban mal o parcialmente caracterizados, añadiendo un importante conocimiento en la relación entre genes y funciones celulares.

La noticia que proponemos esta semana está extraída de la revista Science del pasado 9 septiembre (Un sutil cambio en un único gen permitió a los humanos modernos generar más neuronas que los Neandertales. Pinson et al. Science, Vol 377, Issue 6611,DOI: 10.1126/science.abl6422).

Un grupo de investigadores del Instituto Max Plank, han demostrado cómo un único cambio de aminoácido en una proteína, la TKTL1, podría haber dado a los humanos modernos una decisiva ventaja sobre sus contemporáneos, los neandertales, al permitir la formación de un mayor número de neuronas en el neocórtex cerebral y contribuir de forma decisiva a las diferencias cognitivas entre los primeros humanos de nuestra especie y otras variantes humanas que terminaron por extinguirse.

La relevancia de estos hallazgos es que demuestran la importancia crítica de este único cambio de aminoácidos entre los neandertales y los humanos modernos en el desarrollo embrionario de su corteza cerebral, lo que condujo a una proliferación de células progenitoras y neurogénesis mucho mayor en los humanos modernos.

Desarrollan una nueva herramienta CRISPR con la que poder estudiar la función de todos los genes humanos

Desarrollan una nueva herramienta CRISPR con la que poder estudiar la función de todos los genes humanos

Sandra Rodríguez-Perales (srodriguezp@cnio.es) y Raúl Torres-Ruiz (rtorresr@cnio.es) Unidad de Citogenética...
Leer más
Retos en Biomedicina - Fundación Quaes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Visita nuestra nueva escuela de formación biomédica

You have Successfully Subscribed!