Nuevas investigaciones apuntan a una inmunidad de años frente a la Covid-19

4 junio, 2021

Un estudio comprueba en infectados por Covid que hay células de memoria en la médula ósea de forma “persistente” que pueden producir anticuerpos cuando sea necesario.Estas células de memoria, en quienes pasaron la infección, van madurando y mejorando con el tiempo durante al menos un año.

Las personas infectadas que se vacunan están mucho mejor protegidas frente a las variantes del virus, incluso con una sola dosis.

Células de memoria que “persisten” en la médula ósea. Los anticuerpos decaen, pero los linfocitos B permanecen estables:
En un estudio publicado esta semana en la revista Nature, inmunólogos de la Universidad de Washington han observado que las células que conservan memoria del virus (linfocitos B) persisten en la médula ósea y pueden producir anticuerpos cuando sea necesario.
Es el estudio “SARS-CoV-2 infection induces long-lived bone marrow plasma cells in humans”; J S. Turner, W Kim, E Kalaidina, et al. Nature; 24 May 2021, en el que se analizaron muestras de sangre de 77 personas que habían padecido la enfermedad (71 habían sufrido infección leve). Se obtuvieron, además, muestras de médula ósea de 19 de participantes:

  • Los niveles séricos de anticuerpos de todos los participantes disminuyeron rápidamente cuatro meses después de la infección (algo que ya apuntaban estudios anteriores) y siguieron disminuyendo lenta y gradualmente “durante los siguientes 7 meses”, aunque “permaneciendo detectables al menos 11 meses después de la infección”.
  • 15 de los 19 pacientes con muestras medulares tenían células B de memoria detectables, permaneciendo estables y listas para actuar cuando fuese necesario.
    Se confirma, por tanto, el papel clave que juega la inmunidad celular en este coronavirus, tal y como apuntan los expertos desde hace meses.
  • Otro aspecto destacable en este estudio: en 4 de los 19 participantes que donaron médula ósea no se pudieron detectar estos linfocitos B de memoria.
    Esto lleva a los investigadores a apuntar, además, que las personas infectadas por Covid deben vacunarse. Con una dosis basta, como ya se ha comprobado, pero deben vacunarse.

Infectados vacunados, más protegidos frente a las variantes:
El otro estudio, publicado de forma preliminar el pasado 9 de mayo, científicos del Laboratorio de Inmunología Molecular de la Universidad Rockefeller de Nueva York han comprobado que las células B de memoria van madurando y haciéndose fuertes con el tiempo, durante al menos 12 meses tras la infección.

En el estudio “Vaccination boosts naturally enhanced neutralizing breadth to SARS-CoV-2 one year after infection”; Z Wang, F Muecksch, D Schaefer-Babajew, S Finkin, et al; BioRxiv, se analizaron 63 personas que habían pasado la Covid de forma leve, y que fueron “evaluados a los 1,3, 6,2 y 12 meses de la infección”. 26 de ellas (41%), habían sido vacunadas además con la primera dosis de Moderna. Los investigadores analizaron la sangre de los 63 participantes y vieron que, tanto los anticuerpos neutralizantes -los que bloquean al virus y evitan la reinfección- como los linfocitos B de memoria, “permanecen relativamente estables de 6 a 12 meses”.

Y vieron, además, diferencias importantes entre los vacunados y los no vacunados: un año después de la infección, la actividad neutralizante de los anticuerpos en los no vacunados fue menor que en los vacunados. La vacuna amplificó significativamente los niveles de anticuerpos y, además, potenció su capacidad neutralizante. Es decir, mejoró esta respuesta en calidad y en cantidad.

A medida que pasaba el tiempo y las células B de memoria siguieron madurando, los anticuerpos que produjeron desarrollaron la capacidad de neutralizar mejor a las variantes. Esto demuestra, afirman en el artículo, que las personas que han pasado la Covid y después han recibido la vacuna tendrán niveles extremadamente altos de protección contra variantes emergentes, incluso sin recibir una dosis de refuerzo. Las células B de memoria producidas en respuesta a la infección, y mejoradas después con la vacunación, son tan potentes que frustran incluso las variantes del virus, lo que anula la necesidad de recibir una segunda dosis de refuerzo de la vacuna.

“Los datos sugieren que la inmunidad en los individuos que han pasado la Covid será muy duradera y que los que reciben las vacunas de ARNm (Pfizer o Moderna) producirán anticuerpos y células B de memoria que deberían protegerles contra las variantes circulantes del SARS-CoV-2”.
Michel Nussenzweig, el inmunólogo que dirigió el estudio, advierte en el New York Times que “las personas infectadas y vacunadas después tienen una respuesta excelente. Y es de esperar que dure mucho tiempo”. Los que no han pasado la Covid, en cambio, sí pueden necesitar esa segunda dosis de refuerzo de la vacuna.

Fuente: Nius; Irene Fernández Novo; 30/05/21
https://www.niusdiario.es/ciencia-y-tecnologia/ciencia/inmunidad-longeva-covid-estudios-confirman-al-menos-un-ano-toda-la-vida-anticuerpos-celular-vacunas-coronavirus_18_3145545267.htm

Nuevas investigaciones apuntan a una inmunidad de años frente a la Covid-19 - Fundación Quaes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Visita nuestra nueva escuela de formación biomédica

You have Successfully Subscribed!