Impacto de la Covid-19 en pacientes embarazadas y en el contexto obstétrico (visión científica y humanista)

4 marzo, 2022

Maria M. Goya Canino
Consultora senior, Unidad Medicina Materno-Fetal
Obstetricia y Ginecología
Hospital vall d’Hebron, Barcelona

El primer caso asociado a un nuevo tipo de virus de la familia Coronaviridae que posteriormente ha sido denominado SARS- CoV-2, empezó́ con fiebre, tos seca, disnea y hallazgos radiológicos de infiltrados pulmonares bilaterales el 8 de diciembre de 2019. La enfermedad causada por este nuevo virus se ha denominado por consenso internacional COVID- 19.

Una de las primeras incógnitas fue cómo afectaba el virus a las mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas experimentan cambios fisiológicos e inmunológicos que les hacen más susceptibles a cualquier infección viral y bacteriana.

La primera ola de marzo de 2020 generó en las gestantes una gran sensación de incertidumbre, debido a las dudas sobre el impacto y la evolución de dicha enfermedad en este grupo. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades del Departamento de Salud de EE.UU. explicó en esta fecha que no se había demostrado científicamente que las mujeres embarazadas fuesen más susceptibles de contagio. También había muchas dudas sobre cómo podía afectar al bebé un contagio de la madre durante el embarazo. Un estudio publicado por varios pediatras en la revista “Transnational Pediatrics” señalaba que de diez niños nacidos a partir de madres que contrajeron el virus “cuatro nacieron a término y seis fueron prematuros”.

De la misma manera que compartían los miedos con el personal sanitario que les atendía durante el embarazo, compartían también la admiración por la entrega y el acompañamiento de todo el equipo en una situación tan incierta como la que se estaba viviendo.

Conforme pasaban los meses, se disponía de más información sobre el efecto del COVID en la gestación. Los estudios publicados en 2020 y 2021 mostraban que los cambios fisiológicos (inmunitarios, respiratorios y cardiovasculares) que se producen durante la gestación incrementaban el riesgo de neumonía por SARS-CoV-2, con un riesgo tres veces mayor de ingreso en UCI y de requerir ventilación mecánica en comparación con mujeres de su misma edad no gestantes. La probabilidad de muerte por esta causa era hasta dos veces superior. También se observó un riesgo de hasta un 6% mayor de complicaciones tromboembólicas. Asimismo, se pudo constatar que el mayor riesgo de complicaciones se producía en el tercer trimestre del embarazo y cuando se asociaban los siguientes factores de riesgo: edad materna avanzada, obesidad, hipertensión arterial y diabetes. Se registraron también las posibles consecuencias para el feto, siendo la principal la prematuridad, con tasas alrededor del 17% y un mayor riesgo de mortalidad perinatal.

La quinta ola de COVID de este verano de 2021 ha tenido un impacto importante en Cataluña, no sólo por el elevado número de casos y hospitalizaciones diarias, sino también por mostrarnos dos aspectos diferenciales respecto a las olas anteriores: la afectación mayoritaria de la población joven, aún no vacunada, y su impacto sobre las embarazadas.

Ya se disponía de evidencias científicas del mayor riesgo de desarrollar formas graves de covid-19 y de requerir ingreso en UCI durante la gestación y el puerperio, pero la elevada incidencia de la infección en personas jóvenes, en edad fértil, y quizás aspectos aún no bien conocidos de la variante delta hicieron que en estos meses de Julio y Agosto de 2021 se haya tenido que atender un número muy elevado de embarazadas con formas muy graves de COVID.

En esta quinta ola, las recomendaciones oficiales indicaban la vacunación frente a la covid-19 de las embarazadas de alto riesgo de exposición y aquellas afectas de comorbilidades. Sin embargo, la situación epidemiológica actual y el mayor conocimiento científico hicieron que desde el mes de julio, la OMS, las sociedades científicas y organizaciones médicas de todo el mundo, instaran a que se priorice a las embarazadas en las campañas de vacunación.

Tras la campaña de vacunación en embarazadas, la vacunación entre las embarazadas ha pasado del 20% en la quinta ola hasta un 60-70% en la última ola, de manera que los casos graves de COVID en gestantes se han reducido, quedando focalizados en aquellas gestantes sin inmunización completa. Todo ello ha permitido que añún dentro de la situación excepcional que vivimos, las gestantes puedan vivir con mayor confianza y tranquilidad el embarazo en la actualidad.

Dejar Comentario

Déjanos tu comentario, es importante para nosotros. Tu email nunca será publicado..

Por favor espere...

Impacto de la Covid-19 en pacientes embarazadas y en el contexto obstétrico (visión científica y humanista) - Fundación Quaes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Visita nuestra nueva escuela de formación biomédica

You have Successfully Subscribed!